Un robot de kawada llamado Nextage será camarero

Un robot de kawada llamado Nextage

Son muchos los avances que se están desarrollando en el sector de la automatización Industrial, primordialmente en soluciones de Bin Picking y en los procesos de Pick & Place. Su aparición favorece a que las compañías de robótica desarrollen nuevas opciones alternativas que se aproximen a los requerimientos de las empresas. No obstante hay alternativas que se mantienen a lo largo de los años impasibles como una de las mejores aplicaciones robóticas para la automatización de procesos. Nextage es uno de ellos, un robot industrial japonés con forma humanoide de largo recorrido en el continente asiático y que tal vez le veamos algun día convertirse en un robot camarero.

Nextage es un dispositivo robotizado diseñado por la compañía de japón Kawada Industries. Su origen comenzó en 2009, momento desde el que ha ido evolucionando sus posibilidades hasta alcanzar el modelo que conocemos hoy en día.

Nextage dispone en la zona inferior con una plataforma cuadrada. Tiene dos brazos robóticos, aparte de una cabeza y un torso que se asemeja en cierta manera al de los humanos. Una de sus primordiales virtudes es su sencillez a la hora de programar, aun para alguien que apenas tiene experiencia en lenguaje de programación.

Está diseñado para trabajar con gran precisión por medio de las cámaras de Visión Artificial y a los sensores de nueva generación que dispone, que le dejan desde coger folios hasta objetos transparentes.

Aptitudes de Nextage para ser un buen barman

Es un robot que supera los 173 cm de altura, con plataforma cuadrada con sus 58 x 56 cm y con un peso de 130 kilogramos. Tiene un software de ROS-Compatible, y también integra un software y un controlador Open Source fabricado por TORK (Tokio Opensource RoboticsKyokai Association).

El robot integra 4 cámaras de Visión Artificial, dos de ellas en la parte superior y una en cada extremo del brazo robótico. Al poder visualizar las piezas desde diversos puntos, el robot es capaz de trabajar con gran precisión en sus desplazamientos aparte de llevar a cabo controles dimensionales de piezas por medio de Visión en tres dimensiones.

Otra de sus peculiaridades es que tiene unos motores de baja potencia, en concreto de 80 watios, y gracias a ellos le le deja trabajar evitando riesgos de atrapamiento.

Hay que recordar que lleva más de diez años en el mercado, la aplicación de Kawada sigue siendo la solución más potente que las empresas japonesas ofrecen al ámbito industrial. Sus altas prestaciones todavía le dejan competir en un sector que cada vez se halla más eclipsado por el auge de las compañías chinas y de EEUU. Sólo el tiempo va a ser capaz de señalarnos cuanto tiempo seguirá Nextage siendo competitivo, aunque seguro que, a esta altura, Kawada Industries va a estar estudiando de qué manera seguir aportando nuevas alternativas.

El robot Stuntronic de Disney vuela en el aire

El robot Stuntronic de Disney vuela en el aire

Hoy en Robot Camarero os hablamos de Disney, la conocida empresa de dibujos animados que durante años nos ha entusiasmado con sus animaciones. Y es cierto que puede llamar la atención, pero es una realidad que también pretende ubicarse a la cabeza de la tecnología robótica para poder ofrecernos en sus dibujos y en sus parques temáticos un espectáculo vanguardista. Para lograrlo han desarrollado un robot llamado Stuntronic que resalta pues realiza unos movimientos asombrosos para la mayor parte de los seres normales.

Es probable que aún no hay un ser que sea capaz de ejecutar todas esas maniobras y acrobacias que podemos disfrutar en sus películas. Y si no puede hacerlo una persona, para eso están los robots, y que se jueguen los androides la vida.

Disney está metido en un nuevo proyecto de creación de robots humanoides capaces de llevar a cabo todas y cada una de los movimientos que a un humano se le antojarían inaccesibles.

Todo empezó ya hace unos años con Stickman, un androide con silueta de “Z” que podía dar saltos mortales a la vez que era lanzado por los aires. La evolución ha llegado y se llama Stuntronics.

Estos androides con silueta de personas, los Stuntronics (mezcla de “stunt”, acrobacia en inglés y “animatronic”, robot con apariencia humana) tienen un peso en torno a cuarenta kilogramos. Disponen de sensores que les permite tomar sus propias decisiones en tiempo real, además de acelerómetros y giroscopios con sistemas láser que les deja “volar” con apariencia de super héroe, dar volteretas a la vez que vuelan y caen en el sitio indicado.

Desde su página web nos explican que “sabe cuándo plegar las rodillas para llevar a cabo un salto mortal, en qué momento estirar sus brazos robóticos para realizar un giro e incluso cuándo reducir la velocidad de su giro para llevar a cabo un preciso aterrizaje”.

Stuntronic, el robot gimnasta que vuela

Con esto no pretendemos informaros que se ha acabado el trabajo para los dobles de las secuencias de acción en las películas. En estos momentos se desconoce cuál será su aplicación y para qué serán utilizados estos tipos de robots. Bien pueden emplearlos para las atracciones que ofrecen en sus parques de atracciones o para incluirlos en secuencias de nuevas películas que estén preparando.

Únicamente hay que añadir al robot piel realizada con goma de silicona, colorearle una cara, ponerle una peluca de cabello natural y vestirle para que esté a punto. Aún no se sabe si será en las nuevas películas de la empresa, o bien en sus parques temáticos en donde disfrutaremos en primer lugar a Stuntronic.

El robot Kiwibot te lleva tus pedidos a tu vivienda

El robot Kiwibot te lleva tus pedidos a tu vivienda

La robótica avanza y en el día de hoy os presentamos a un robot que no es un robot camarero, está llamando la atención de los más curiosos. KiwiBot es un pequeño droide que lleva varios años en proceso de experimentación en la city de Berkeley. Comenzó en 2017 como una aplicación de la empresa Kiwi que llevaba la comida a los universitarios de la Universidad de California, en Los Ángeles y Berkeley, a quince kilómetros al nordeste de la ciudad de San Francisco.

En sus dos años de vida, KiwiBot ha realizado más de treinta mil transportes utilizando hasta la actualidad más de ciento cincuenta dispositivos. Se trata de unos robots realmente diminutos, los cuales tienen una velocidad punta inferior a los 2 km/h. Los Kiwibots se mueven gracias a una aplicación que integra coordenadas GPS e incorporan sensores y cámaras con los que estudia el entorno y evita los obstáculos.

La compañía se encuentra en plena expansión y quiere ser el integrador de estos robots en Universidades tan prestigiosas como el propio MIT.

¿De qué manera se pide comida en Kiwi?

Efectuar un pedido es relativamente fácil de lo que parece. Basta con descargarte una app, eliges el alimento que necesitas y confirmas unas coordenadas GPS en la propia aplicación para te envíen el envío. El pago como suele ser habitual en aplicaciones similares se efectúa vía on line.

Durante la espera, desde la app recibes información sobre la situación de tu pedido, e incluso puedes ver por vídeo el recorrido que se encuentra efectuando el robot. Cuando llega a su destino, desde la app recibes un mensaje, y después de accionar un botón en la pantalla de tu móvil, el sistema acciona compuerta de seguridad con el fin de que puedas recoger tu comida.

Son máquinas que de momento están ofreciendo un transporte de calidad sin llegar a poner en riesgo para los humanos. La convivencia con ellos ha sido exitosa, sin embargo no debemos olvidar que hace unos meses hubo un acontecimiento que temporalmente puso a los robots en el punto de mira.

En el último mes de 2018 los medios de comunicación informaron de de qué manera un KiwiBot había ardido en mitad de la calle. Justo pasó delante del edificio Unión de estudiantes Martin Luther King Jr. Fue un suceso de amplia repercusión pública, pero consecuencias para las personas. El motivo del accidente fue producido por emplear una batería deficiente. Hasta que no se realizó un proceso de análisis del motivo, los KiwiBots fueron relegados temporalmente del campus universitario.

El envío de pedidos lo hacen los robots

El envío de comida a domicilio se encuentra en fase de desarrollo, siendo muchas las compañías que están dedicando presupuestos para aumentar sus aplicaciones por medio de los mismos robots autónomos. 

Como hemos señalado, esta empresa fue la que innovó en el sector, pero detrás hay otras como DoorDash y Uber Eats. Por citar otra tenemos a Starship Technologies, que es una empresa que coopera con la cadena alimentaria Sodexo. A comienzos de 2019 ha implementado una flota de 25 uds en la Universidad de George Mason y de 30 robots en La Universidad del Norte de Arizona con la misma finalidad.

Hasta la fecha, las limitaciones en las legislaciones dificultan que las innovaciones en robótica sean implantadas con mayor velocidad. El territorio de Washington ha sido uno de los últimos en lograrlo, puesto que a finales de abril ha regularizado la ley en favor de que los robots autónomos se les permita repartir por las calles. Incluso de este modo, se dan discrepancias a que estas máquinas inteligentes deambulen por las calles entre los humanos.

La competición por dominar el mercado del envío de comida a domicilio se encuentra en apogeo. En abril de 2019 se llevó a cabo Articulate en la ciudad de San Francisco, una exposición dedicada exclusivamente a los robots de reparto de comestibles en donde se hicieron públicos los últimos avances en el sector. El futuro es beneficioso para estos robots a pesar de que se enfrentan a un poderoso oponente, los drones. Frente a su imparable avance se verán obligados a competir para ver cuál de los dos proporciona un producto más eficaz.