Un coche autónomo gestado en el MIT de Boston lucha contra el coronavirus

Durante el confinamiento al que estamos sometidos a consecuencia de la crisis sanitaria global, son muchas las aplicaciones que están siendo realmente útiles para las comunidades. Una de las compañías que están ofreciendo su tecnología es Optimus Ride, la empresa de ingeniería que se creó entre estudiantes del renombrado MIT de Massachusettes y que ha fabricado uno de los vehículos sin conductor más avanzados del sector.

Se trata de un coche eléctrico completamente autónomo que circula a baja velocidad, concretamente como máximo a 40 km/h. Tiene tecnología LiDAR Velodyne con tres sensores, así como de 8 cámaras con las que consigue información de su ambiente y detecta si hay objetos y humanos en sus inmediaciones.

Los ingenieros de Optimus Ride han señalado que su vehículo autónomo desea ayudar con los inconvenientes de desplazamiento y logística de las ciudades. Para conseguirlo la compañía de Boston recibió en dos mil diecisiete en Serie A una ronda de inversión de 18 millones de dólares estadounidenses, al tiempo que con el prototipo más avanzado, específicamente en 2019, obtuvieron obtener en Serie B una inversión próxima a los cuarenta y tres millones de dólares.

Sin duda es una aplicación perfecta para poder ayudar a la sociedad en estos momentos en los que el aislamiento social se mantienen con el paso del tiempo. Ese es precisamente el motivo por el que la empresa tomó la decisión de prestar los servicios de su Optimus Ride a una residencia de ancianos en la localidad de Fairfield, en California. Allá el vehículo autónomo desplaza a los ancianos de un punto a otro de las instalaciones, impidiendo de esta manera las posibilidades de contagio del personal.

En los últimos meses de 2019 Optimus Ride efectuaba un servicio de transporte que se limitaba a dos ubicaciones, sin embargo dada la situación en la que nos encontramos, han ampliado las paradas. El AGV marcha durante ocho horas todos los días entre semana, horario que se amplía los festivos y los fines de semana.

En la actualidad se está empleando el robot para entregar la comida a los residentes, en concreto entre 50 y ochenta menús todos los días, cumpliendo de esta manera las normas de confinamiento de los jubilados.

Según lo que parece la llegada del vehículo autónomo, no únicamente no ha creado escepticismo, sino las jubiladas como agradecimiento al servicio que presta redactan notas de agradecimiento que dejan en el vehículo.

En la ciudad de Boston se han puesto de acuerdo los organismos públicos y privados para que coches como Optimus Ride ayuden en los desplazamientos a los médicos, de policía y otros colectivos expuestos al COVID-19 con el propósito de resguardar su salud.

De antemano un conjunto de empresas ya se habían puesto en contacto con el Ayuntamiento con la intención de que crearan un espacio de libre acceso para los vehículos sin conductor. El propósito era proporcionar zonas reales que sirvieran de entrenamiento para esta clase de vehículos. Por el momento el único espacio que han puesto a su disposición se encuentra en el distrito del puerto de la ciudad de Boston, en el astillero de Brooklyn en New York y en un área residencial en la población de Reston, Virginia.

Sigue las noticias de nuestros robots camareros